5/10/09

Stop!!!

Uno acostumbrado al ruido diario de la ciudad, las bocinas, el canillita vendiendo diarios, el pibe que te limpia los vidrios, los autos que arrancan y frenan, los semáforos, la rutina, el subir y bajar del subte, o intentarlo al menos, el comer apurado, el llegar tarde, el llegar demasiado temprano, las personas que caminan muy lento delante de nosotros cuando estamos apurados, los negocios llenos, el no encontrar lo que uno busca, la incomodidad de la silla del escritorio, la cola de los tramiteríos, que te griten desde una construcción los albañiles, las veredas rotas, los baches, las malditas cunetas, el bebé que llora en todo el viaje en colectivo y uno que acostumbrado a la rutina se conforma, lo acepta, lo hace parte de si mismo, hasta incluso se cree cómodo entre esas cosas, se amolda, se retuerce, pero ya no importa, solo suspira y dice "Es la que me toca".
Pero STOP!!! solo un momento... Silencio, solo hay que recordar qué paz se encuentra en él... existe el silencio. Dónde? es la pregunta que uno generalmente hace... la respuesta es fácil... No es necesario salir del mundo que nos rodea para hallar esa paz. La paz está dentro nuestro, en cada momento que nos vemos reflejados en los ojos de otros, en cada canción que sin querer entra en nosotros y nos hace bailar, apenas, pero nos hace vibrar, el llegar a casa y sacarse los zapatos y tocar tierra y sentir que uno está en el cielo, escuchar la risa de otros y contagiarnos de ella hasta morir de carcajadas, y luego viene ese silencio repentino y uno vuelve a reir. Esa Paz ese Silencio, ese Refugio está dentro nuestro, como un enorme lago escondido entre las montañas, el lago no viene a nosotros, nosotros tenemos que hallar al lago. Nosotros tenemos que encontrar nuestros silencios, nuestra paz, nuestro lago interior...

3 comentarios:

Andreína dijo...

Muy bueno. Muy cierto. Ese "stop" solo lo encontramos de nosotros mismos.. no debemos llevar que la "rutina" nos lleve.

Me encanta, empezare a seguirte! (:

Eushy dijo...

Te damos la bienvenida Andreína y es un honor tenerte entre nosotros. muchas gracias por dejar tu comentario.
Abrazo desde el alma.
Eushy

Anónimo dijo...

El silencio de mi alma,
No es más una de mis armas.
La necesidad hoy lo ha ahogado,
al menos por un buen rato.

La producción es necesaria,
en la ciudad o en la montaña.
Es mejor dejar la calma,
para tiempos de vagancia.

En el amor si es necesario,
ese silencio compartido.
Donde cada uno es parte,
del proyecto de ese nido.

Pero afuera está la vida,
muy difícil y movida.
Dejaremos el silencio
y cumpliremos los proyectos

No quiero decir con esto,
que no haya paz en mis adentros.
Solo digo que es muy pronto,
cuando el verano está tan lejos.

La utilidad, será siempre el fin propuesto
De tranquilidad, sabrán haber momentos
Pero la libertad seguirá siendo un invento.